viernes, 3 de mayo de 2019

Camino de Santiago 2019 - Sarria a Santiago durante 5 dias.

Como habia prometido en Facebook haré la crónica del camino de Santiago en este blog.... que por el momento está en desuso.

Los últimos 111k del camino francés que transcurre desde Sarria hasta Santiago ha sido entre el 70 y el 75% rural, y el 25% y 30% urbano, sobretodo los tramos de inicio y fin de cada etapa y la llegada a Santiago de Compostela. A nivel personal, ha sido un camino muy bueno, divertido y ameno y vale la pena al menos hacerla una vez en la vida. Dicen que quién peregrina, el apóstol Santiago da la orden a San Pedro para que, cuando fallezca, vaya directo al cielo.



En la imagen que encabeza este blog, no se extrañen. No la hice entera de una tajada. Es la suma de los kilómetros y los tiempos de las 5 etapas. De hecho, al ser un camino que no es ni de competición, ni de prueba solidaria ni nada especial, se trata de realizar un camino totalmente cultural y religioso. Más aun cuando los años en los que el dia 25 de julio caigan en domingo, se considera Año Santo o Ano Xacobeo y es muy normal que hayan miles de peregrinos, e incluso millones, que hagan el camino hasta Santiago de Compostela.

Un servidor se decantó por hacerla entre el 13 y el 17 de abril pasado, en plena Semana Santa. Explicaré por etapas el transcurso del Camino.

ETAPA 1: SARRIA - PARADELA - PORTOMARIN

Esta etapa puedo denominarla Etapa Express. En el momento de hacer parada a Sarria desde el Trenhotel procedente de Barcelona, empecé mi primera etapa. Así, sin estar en albergues pasando una noche. Llegar y caminar.

El tramo es totalmente rural, se puede comprobar numerosos lugares bellos, monumentos simbólicos y mojones compostelanos en cada bifurcación. La salida parte desde la Pl. Mayor, y se rodea la villa hasta pasar la Igrexa de Sarria y las vias del tren. A partir de ahí ya empieza la aventura, se asciende un monte unos 900m y luego llegamos a las pistas que da lugar a las primeras casas rurales y parroquias.


 


También se transcurren por bosques y valles con una hermosa vegetación, rios y rieras. Llegamos al Concello de Paradela y entramos en la parroquia de Ferreiros. El camino es de tierra y llano, y se puede contemplar bellos paisajes y volvemos a cruzar con las aldeas donde los vecinos miran con impetú a los peregrinos pasar. A 6k de llegar a Portomarin el conocido y también desordenado mojon que señala el 100k



Una vez pasado Paradela, llegamos a Portomarín, donde existen un par de bifurcaciones que señalan el Camino, el corto o el largo. A gusto de quién quiera llegar antes al albergue, o que quiera hacer más metros para ver algún bonito paisaje, conducirán al destino que dará lugar al término de la primera etapa: la llegada a Portomarin






Acabo la etapa 1 cruzando el amplio rio Miño a su paso por la villa de Portomarín, 22k en unas 5h. Y alojándome en el primer albergue para comenzar temprano la segunda etapa que va hasta Palas de Rei.





ETAPA 2: PORTOMARIN - MONTERROSO - PALAS DE REI

Esta segunda etapa se asemeja a la primera pero con una clara diferencia. Los primeros 3k se traspasa un monte y los 2k siguientes paralela a la carretera que va a la Coruña. Se inicia atravesando un puente estrecho y luego dejamos la villa para adentrar en un monte precioso donde podemos observar unas vistas preciosas y una excelente vegetación. La temperatura era agradable, aunque no sé por qué a mí se me dió por sudar demasiado. Como si tuviera escalofrios.... eso se solucionó cuando fui a tomar un zumo de naranja natural en una parada y una magdalena. Portomarín aunque sea una villa pequeña por extensión es enorme, con bonitos paisajes y valles envidiables por observar. Hasta un mirador amplio que se puede contemplar por los cuatro puntos. A 3k de llegar a Monterroso llegamos a la Capilla de Naron o lo que se le llama Vistas de San Naron. Un sacerdote invidente, simpático, nos sella la Credencial y con la caridad que ofrecí para el mantenimiento de la cofradia, se tenia que escribir la fecha en numeros romanos. Así que, cuando ese dia es 14 de abril de 2019, se deberia escribir XIV-IV-MMXIX. Es la misma fecha pero en épocas de la era de Rómulo y Remo.
Pasamos unas cuantas parroquias de Monterroso y aquí es cuando llega a faltar la mitad de los kilómetros a realizar: 65,5k + 65,5k














En total, 24k que saben a gloria. Y ya ubicados en Palas de Rei a descansar para la siguiente etapa que es la más complicada.


PALAS DE REI - MELIDE - ARZUA

Dejamos Palas de Rei con un tiempo algo lluvioso. Se preveía lluvia durante el dia, pero nada más salir de la villa ha podido darnos una tregua y el sol hizo acto de presencia. El recorrido es largo, aproximadamente 30k. Algunos optaron por apearse a Melide y buscar refugio y otros como un servidor hizo la etapa entera. Lentamente y parando para comer en Melide, a escasos metros de la urbanización. Llegamos a Melide, el primer municipio del Camino en A Coruña. Y aquí empezó el festival: lluvia a mares. Suerte que iba previsor y llevaba el impermeable de la Marató de Barcelona 2017 encima que me servia para secar la ropa. Al menos intuia eso, porque la ropa iba igual de mojada.







Mientras llovia, y viendo que me quedaba la mitad de la etapa (15k vs 14k) paré a comer a un albergue un plato de spaguetti y merluza con patatas. Me quedé una hora aproximadamente hasta que dejó de llover y proseguí el camino. Crucé el rio de Melide y al cabo de unos 200m llegamos al pueblo, que por cierto, Melide es como si fuera Vilalba (mi localidad de origen), muy poblada siendo un pequeño municipio. Con unas calles y unos restaurantes, comercios y hasta se puede degustar el mejor pulpo de Galiza y de toda España.... aunque por las colas que habia un servidor optó por descartarla. Además ya venia recién comido.

La etapa más dura es la que sigue hasta Arzua con un ascenso de 2k. Es tramo mixto. Allá estaba sellando la Credencial el conocido como la Huella del Peregrino. Sellando a oleo las credenciales con unos dibujos muy bonitos que podiamos escoger y el color que pudiera gustar.

Ya acabamos la etapa dura, con ascenso de 2k incluido y llegando a Arzua, paramos en el albergue para afrontar la 4 etapa que es más "light" que las tres primeras.




Asi pues, 29k en 8h aproximadamente. De nada.

ETAPA 4: ARZUA - O PINO

Esta etapa es la primera más facil de las tres primeras. Aquí ya partía del albergue a las 6h de la mañana y aunque desayuné en un bar, media hora más tarde ya entraba en un monte, todo era oscuro. Llevaba en el móvil la opción linterna que me ayudaba a proseguir el camino y no perder de vista los mojones que señalaban adónde ir. Creia que iba a ser un dia algo nefasto, pero no.

En una hora mas o menos salimos de Arzúa y llegamos al municipio de O Pino, el anterior a Santiago. Aunque ya doy por hecha con satisfacción el camino ya notaba que iba a menos. Caminando poco a poco, y los pies ya estaban algo hinchados por los pasos. De hecho, durante todas estas etapas no he parado de ver peregrinos de todos lados y de todos los colores. Incluso en Portomarín recuerdo una anécdota saludar a dos mujeres de China que venian a hacer el camino y les pregunté de donde partían. "De China". Me quedé espantado y les comenté "¿¿¿Tan lejos??? ¿¿¿De China directo a Santiago??? ¡¡¡Es mucho!!!!" ahora bien, las carcajadas por ambas partes fueron altamente sonoras. En realidad partían desde Sarria como yo.

En O Pino partimos básicamente por la carretera de Santiago e ibamos rodeando algunas parroquias, pero normalmente los tramos se hacían paralela a la carretera. Era algo así como una onda senoidal, ahora carretera, luego parroquia arriba, luego carretera, luego parroquia abajo, luego carretera..... hasta llegar a la parroquia de O Pedrouzo que es donde tengo el albergue.











ULTIMA ETAPA: O PINO - SANTIAGO DE COMPOSTELA

La última etapa la afronté sin dificultad puesto que en O Pedrouzo llegué a las 12h y tuve mediodia, tarde y noche para descansar. Incluso me pegué un buen siestón. Y para celebrar la posible llegada a Santiago el dia siguiente, una ración de pulpo gallego como guarnicion.

Empiezo a caminar a las 5'30h de la mañana. No es broma, es una realidad. Cualquier loco le daría por ir a caminar muy temprano para conseguir la ansiada Compostela. Empecé a subir la calle peregrino paralela al Consistorio de O Pino para entrar en un bosque. Hasta tal punto que vi el mojón en una dirección que no interpreté mal. Por suerte, un grupo de peregrinos con frontal me dieron pistas de que el Camino era otro. Si no llego a saberlo igual me perderia.

Cuando salimos del bosque ya empezamos a oler el terreno compostelano. Hay un monolito dedicado al peregrino en la entrada de Santiago de Compostela, concretamente a 11k de terminar el Camino desde Sarria. Ese monolito marcaba el 100k del Camino francés. Atravesamos el Aeropuerto de Santiago hasta dar con el monte que lleva el nombre de Gozo pasando por urbanizaciones y parroquias. Hay 7k de monte para recorrer y a punto de bajar vemos Santiago desde arriba. Doy por hecho que el Camino lo he acabado con creces y sin apenas despeinarme. Solo tenia dolores en los pies. Más bien agujetas, mejor dicho agujetones como piedras. Atravesamos las sedes de la CRTVG (Corporación RadioTelevisión Galega) y la RTVE de Galicia. Seguimos la calle San Marcos  hasta dar con el Monte de Gozo que es el que da la bienvenida a Santiago de Compostela. Aquí todavia falta por recorrer entre 4 y 5k. Aqui los mojones de piedra son sustituidos por placas de oro bañado en el suelo y señales. Rodeamos Santiago contemplando su encanto como ciudad y capital gallega. Una vez llegamos al centro histórico de Santiago entramos ya en el término del Camino donde un gaitero nos anuncia la bienvenida a la Catedral de Santiago. 

Así pues, con todo esto ya soy peregrino gracias a mi fuerza de voluntad y la calidad de mis entrenos de todos estos años.

Un afectuoso saludo a Albert Isidro Liria que es el que me dio la oportunidad de conocer esos albergues y dedicar el camino a la madre de Javier Arregui Cuartero, fallecida esta madrugada.

Si va bien la cosa, el 2021 haremos los 100k ultimos del camino Norte desde Ribadeo




lunes, 9 de abril de 2018

40a Cursa el Corte Inglés. La clásica pasada por agua

Ya tengo hecha mi 23a Cursa El Corte Inglés. Esta edición ha sido mejor que las cuatro anteriores pues hacia que no bajaba de los 80', aunque lejos de mi mejor marca de 2014 (1h08'28") en un recorrido de 10,766k. El año pasado, tras la lesión en la rotuliana en carne viva, hizo que me la tomara como un entreno "del montón" para no perder la inercia de seguir corriendo la clásica carrera.
Voy con la idea de bajar de la hora y veinte minutos. Entre la rotuliana que ha mejorado en parte y la recuperación inmediata de una leve anemia -tenia hierro en sangre bajo mínimos- he podido conseguir tal objetivo. Aun así, las paradas para caminar un minuto en los kilómetros 3, 4, 6, 7, 9 y 10 ha hecho ralentizar, en parte, mis marcas habituales si estaba totalmente recuperado. Pero era mejor no hacer las marcas inferiores a 1h15', aun cuando estaba saliendo de dos lesiones importantes. En mi 24a edición del año que viene, a ver si lo consigo. De momento, hecho está y así lo dejamos.

El recorrido clásico desde que empecé en 1995 sigue teniendo "vessant" olímpico. Como decimos aquí, tras los JJOO de 1992 en Barcelona la entrada al Estadi Lluís Companys es ya una costumbre. Solo 2004, al ser año del Forum Universal de les Cultures, ha variado el recorrido. Pero las 23 ediciones en las que participé viene siendo el que se muestra en el gráfico.


A cinco minutos de la carrera Barcelona se tiñe de agua. Aunque la participación es record guinness inferior a los 4 ultimos años, y con la lluvia como protagonista, la participación femenina vuelve a superar a la masculina. Sólo casi 50.000 corredores disfrutaron de la fiesta aunque con las camisetas mojadas.

Pg. Olimpic (Foto: David Patán) / Floridablanca (Foto: Pako Pota)
Empezamos la carrera. En la totalidad de la c/ Aragó voy muy bien de sensaciones y aunque mi idea era para caminar un minuto cada kilómetro, lo dejé para más adelante. En c/ Tarragona empiezo a hacer la primera parada caminando. Las paradas se repiten en el Poble Espanyol, la subida al Estadi y Floridablanca. En general una carrera más en las que dejo un resumen de todas mis marcas durante estas 23 ediciones participadas.




Mi parcial en el 10k es de 1h10'49", muy lejos de mis habituales registros, pero satisfecho de la carrera pese a la lluvia que en toda la jornada ha hecho acto de presencia. 
Esta edición, la Asociación Pallapupas ha colaborado con la 40a Cursa el Corte Inglés regalando a cada corredor una nariz de payaso. La misma que yo me coloqué al finalizar la carrera y con la sonrisa atontada.